Proceso de Elaboración

Para la composición del interior de estos puros Premium hemos invertido muchísimo tiempo en encontrar la mezcla justa cada hoja, realizando múltiples pruebas de hojas de diferentes años de cosehas y países, buscando las que tuvieses un grado de añejamiento ideal para que conbinaran entre sí con armonía. Todas aportando, unas fortaleza, otras sabor y unas terceras aroma.

Estos tirulos o bonchos, una vez elaborados de una manera totalmente artesnal, se introducen en unas canas de cedro de los más peculiares.

Esta casa ha realizado un ezfuerzo por rescatar antiguas cajas y arcones de cedro, cajas en en algunos casos son auténticas obras de arte, convirtiéndose en verdaderas reliquias debido a su escasés. Lagunas de ellas llegadas a nuestra isla hace más de cien años con el fenómeno de los inmigrantes que retornaban de Cuba con toda la fortuna que habían podido conseguir.

Estas cajas se han restaurado y convertido para convertirse en verdaderos humidores y, con ello, recuperadas todas las cualidades de esta excelente madera que, sin lugar a dudas, estará siempre ligada a los puros de calidad.

Dentro de estas cajas, los tiluros descansan, con la humedad y temperatura adecuadas, por un período largo de tiempo para conseguir el añejamiento idóneo que puede dar paso a la última fase de la elaboación: el encapado o torcido final.

Una vez terminados, estos puros son madurados por un periodo de hasta seis meses en cavas o vitrinas de cedro español con la humedad y temperatura adecuadas. Esto permite que se entremezcle el aroma de los distintos tabacos presentes en el puro, donde las hojas de tripa, capote y capa forman una perfecta unidad.

 


photo lightbox

Plantación de tabacos en Breña Alta, la Palma, cosecha de Puros Julio

photo lightbox

Plantación de tabacos en Breña Alta, la Palma, cosecha de Puros Julio

photo lightbox

Plantación de tabacos en Breña Alta, la Palma, cosecha de Puros Julio

photo lightbox

Plantación de tabacos en Breña Alta, la Palma, cosecha de Puros Julio